martes, 13 de febrero de 2018

UN ERE SIEMPRE ES UN PROBLEMA

         Para SATE, el que una sola persona tenga que decidir abandonar su hábitat para trasladarse a otro lugar con lo que esto conlleva de desarraigo (problemas familiares si el otro cónyuge trabaja, la escolarización de los hijos, mantener dos casas y el horizonte temporal del cual nunca conoces su duración), es un problema grave.

          Pero la realidad nos supera y cuando la legislación laboral ampara este tipo de ajustes laborales no nos queda otra que remangarnos e intentar que sea lo menos doloroso posible. A SATE no le parece que con estos temas los sindicatos jueguen ahora en una carrera electoralista para ver quién la tiene más grande (la nariz), en este momento toca explicar lo que se ha firmado y cómo influye en cada uno de esos dos mil compañeros que saldrán de una manera o de otra. Y son dos mil, gracias a lo que muchos consideran inútil; la participación en los paros parciales y en las concentraciones. A todos los que acudisteis, GRACIAS.

        Si entramos en el análisis, un ERE como el que nos ha tocado negociar no es un sistema para enviar compañeros a casa. El objetivo principal es mantener el mayor número de puestos de trabajo. El excedente de plantilla está muy concentrado en tres Comunidades en las que el número de despidos de mayores de 55 años no es suficiente para cubrir ese exceso de personal y por ello, en esas Comunidades Autónomas y en la provincia de Alicante, se abre la posibilidad a los mayores de 54 años con unas condiciones específicas. Esto no es casual, ni discriminatorio, simplemente trata de aportar una solución a un colectivo de 128 personas, que reduce la movilidad si deciden acceder al despido. La oferta a todo el colectivo de 54 años supone ofertarlo a 500 compañeros más, a los que se les hubiera creado una falsa expectativa porque al final la empresa se lo tenía que denegar; seguro que se denegara en algunas plazas a mayores de 55 porque no existe la posibilidad de que se vayan todos. 

        La columna principal de este ERE para SATE era la voluntariedad y, como recoge el Acuerdo de Principios, estos girarán entorno a los siguientes criterios; a) la adscripción voluntaria, b) personas mayores de 55 que se encuentran en excedencia por acuerdo BMN, c) la aceptación o no de BANKIA podrá ser por razones organizativas o porque las adscripciones voluntarias sean superiores al excedente provincial y movilidad cuando no exista posibilidad de cubrir el excedente provincial. Considerando que el primer párrafo que trata la movilidad dice “se ofrecerá un puesto de trabajo en otra localidad a todas las personas excedentes en aquellos territorios en los que no se haya alcanzado el número de excedentes previstos en el Anexo I, mediante adscripción voluntaria a las medidas de extinción”, parece claro que la voluntariedad está garantizada. Otra cuestión es la movilidad, siempre habrá compañeros que por circunstancias personales no podrán aceptarla.

      El consejo tanto para los mayores de 55 o menores de 54 que decidan irse es que comprueben muy bien los números cuando el jueves posiblemente se firme el acuerdo definitivo. Bankia pondrá a vuestra disposición un simulador y además del cálculo de la indemnización, todos debéis conocer la posibilidad real de jubilaros con 61, 62 o 63 años vía certificado digital para realizar una simulación de pensión, o bien consultando a tu sindicato, o directamente en una oficina de la Seguridad Social. El acuerdo puede ser bueno, pero cada uno sabe donde le aprieta el zapato. Con respecto a la homologación desde principio solicitamos que se produjera desde el inicio de la fusión y tras la negociación sobre la propuesta inicial se consiguió adelantar los plazos en los que ésta se producirá. 

      SATE, someterá este acuerdo de principios, a la aprobación por sus afiliados en Asambleas, que se están celebrando de lunes a miércoles de esta semana donde corresponden. No es falta de capacidad, sino una muestra de ejercicio democrático y participativo que regulan los Estatutos del Sindicato y que también fueron aprobados en su día por los afiliados. Cada uno elige dónde quiere estar y la forma en que quiere participar. Estamos seguros de que todos habréis sido consultados, aunque sea por otros medios, de qué os parece el acuerdo. Por muchas veces que se metan con nosotros, SATE siempre someterá a Asambleas de afiliados acuerdos de este calado como ya lo hizo con el ERE de 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.