viernes, 8 de enero de 2016

Manu militari

Entre ayer y hoy se reunirá a todos los Directores de Oficina con la “Alta Dirección” de Bankia. A finales del mes pasado nos quejamos de lo inoportuno de la colocación de estas reuniones justo en la tarde del primer jueves del año que se libra por Convenio. Como de bien nacido es ser agradecido, señalar que algunas, solo algunas, Territoriales han celebrado todas sus reuniones en horario matinal.

La importancia era tal que se tenían que truncar las vacaciones de quien las tuviera en estas fechas, anular viajes, renunciar a esos días de recuperación después del apretón de fin de año. La expectación creada era máxima, todos esperando prejubilaciones al 99,9%, la gran fusión (que no termonuclear), un Nuevo Plan Estratégico con las cosas claras con un objetivo a dos o tres años vista, con hitos trimestrales o semestrales que acabe con la innecesaria presión de los “iluminati” que piden objetivos semanales e incluso diarios.

La Gran Noticia, esa Bomba más potente que las de Corea del Norte, es una nueva campaña de SIN COMISIONES aderezada con algunas pequeñas cosas más.

Y ahora nos produce la impresión que toda esa presión no deja de ser:

  • Un ninguneo a la vida privada de los empleados.
  • Una demostración de “Manu militari”, aquí mando yo.
  • Las leyes, los convenios, los acuerdos,… solo los leen para violarlos.

SATE siempre estará por la labor y ve positivo cualquier avance en la captación y retención de clientes, no existe mejor publicidad que un cliente satisfecho.

Pero si lo anterior es importante, la valoración del capital humano de esta empresa, el mejorar el grado de satisfacción y como consecuencia la mejor implicación en el proyecto, es la asignatura pendiente de esta Dirección. En Febrero suele haber repesca, deseamos desde SATE que aprueben de una vez y poder felicitarles.

POSDATA: El tío de la vara es una FICCION de José Mota. Que siempre hay algún manu que confunde la realidad y la ficción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.