jueves, 3 de diciembre de 2015

Según Bankia, quedarte por las tardes puede hacer que te despidan TweetShare

Ayer se celebró el juicio en la Audiencia Nacional, ante un primer intento de acuerdo que no negociador por parte del abogado de Bankia y resumido por la Sala con la misma oferta que nos hicieron hace unos días creación de una Comisión.

Tras un receso para hablar entre los abogados se inició el juicio, estos suelen ser anodinos, tienen un formalismo muy marcado en su proceso hasta llegar a las conclusiones por las partes. Pero la sorpresa vino marcada por las explicaciones con las que justificaba el abogado de Bankia sus actuaciones, en la no implantación de un control horario y en la no realización de horas extraordinarias en Bankia.

El abogado que defiende a Bankia utiliza los argumentos que esta le facilita y la posición de la empresa, que no es otra que la establecida desde los famosos roadshows de nuestro Consejero Delegado. Las fases del juicio se desarrollaron de forma resumida y destacando las frases para enmarcar, de la siguiente manera:

  • Alegaciones:
    • Bankia se centra en la dificultad del tema por la “multitud de horarios” y que debería haber un acuerdo. Plantea la creación de una Comisión.
    • La parte sindical, desde la más absoluta desconfianza que nos merecen este tipo de propuestas en sede judicial, solicitamos plazos y la suspensión para, en caso de no alcanzar acuerdo, no empezar de cero de nuevo.
    • Por la Sala no se aceptó la suspensión y Bankia no se comprometía a más, con lo que la Comisión era totalmente insuficiente.
  • Prueba:
    • Bankia, aparte de la aceptación o no de las pruebas de los demandantes, dejó una serie de frases para la historia:
      • “El horario de convenio en Bankia es residual”
      • “La jornada anual, en la jornada flexible, la administran los trabajadores y ellos se autorregulan”
      • “En Bankia no se hacen horas extraordinarias”
      • A modo de resumen concluyó con: “el trabajador autorregula su horario y si hiciera horas extraordinarias debería pedirlas”, para la autorización previa de la empresa.
    • La parte sindical se ratificó en la demanda.
  • Conclusiones:
    • La parte sindical manifiesta la necesidad del control horario, el abuso que se está produciendo por la falta del mismo, la acreditación por parte de la inspecciones de trabajo de las prolongaciones de jornada y la solicitud por parte de la inspección de implementar un sistema de control.
    • Bankia, concluyó con la perla del día: “no se hacen horas. Los trabajadores en ningún momento han pedido permiso para prolongar la jornada.

Aunque a SATE no le gusta tener que judicializar los temas laborales, nos están llevando a esa vía en todo. La actitud despótica frente a los empleados y sus condiciones de trabajo, flexibilidad horaria y pretendiendo aplicar jornadas partidas, movilidad geográfica que encubre despidos, planes de seguimiento que no tratan de apoyar al empleado sino de crear hueco, etc…

Pero para SATE lo más importante del día de ayer en la Audiencia Nacional es la ratificación de la línea emprendida por Bankia a primeros de año riéndose de la ley, los sindicatos y los trabajadores con la famosa diapositiva del horario flexible, ratificada ahora con las frases de ayer.

Como trabajadores, debemos plantearnos que para tomarnos el pelo están los peluqueros y vamos cuando queremos. SATE y todos los trabajadores sin duda queremos que la empresa vaya cada día mejor, que cada día sea más rentable, etc, pero se están poniendo medallas a cuenta de tu trabajo, tu esfuerzo y de tu salud y tienen la desfachatez de decir que nadie pide permiso para prolongar la jornada.



Cuando necesites 3 en 1 para la espalda...

Cuando salgas a las 8 de la tarde y no sea jueves...

Cuando tu hijo te diga que no te ve...

... acuérdate de las frases para enmarcar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.