jueves, 12 de marzo de 2015

El Libro Gordo de Petete

Todo el mundo tiene su libro gordo de referencia cuando éramos pequeños teníamos el de Petete, ahora los jóvenes tienen la Wikipedia y el Rincón del Vago. La función de este libro siempre es didáctica y de entretenimiento.

Lo que no puede ser es que alguien se invente su Libro Gordo y abusando de su posición de poder intente hacerlo respetar a los demás. Esto parece que es lo que está sucediendo en los road-shows, antes bolos, con el tema del horario. Compañeros por menos de esto, han sufrido un expediente disciplinario y están en su casa. Esto no es Venezuela, que me adjudico todos los poderes y el que no acata lo que a mí me da la gana va a la cárcel. Aquí, en el estado Español todavía tenemos unas normas que cumplir; existe un Convenio Colectivo que marca el horario del sector, un Estatuto de los Trabajadores que indica las formas de modificar las condiciones laborales, unos tribunales de Justicia donde dirimir las diferencias (que tanto le gusta utilizar a esta empresa) y unos sindicatos que debemos poner freno a esas tropelías.


Por si alguien no era conocedor, esta es la transparencia que en estos días están proyectando, cuando hablan de Gerentes de Carteras Específicas.

Alguien de los que están haciendo los bolos se saltó la clase donde explicaron lo que quiere decir horario flexible, la RAE lo define así:

  • Susceptible de cambios o variaciones según las circunstancias o necesidades.

Ideal para lo que se pretende, un cliente de una cartera específica que no puede ir por la mañana se le atiende por la tarde (que ya se está haciendo) y ese tiempo se compensa dentro del horario laboral (que ahora no se hace). Lo que están proponiendo es una modificación del horario general y eso no se hace desde una tribuna.

No se puede ser tan desleal con tus trabajadores, tan poco ético, tan inconsecuente con lo que le dices al BOE de Bankia (Cinco Días) y lo que luego intentas hacer a la primera de cambio.

Los sindicatos no podemos ser el colaborador necesario de estas actitudes y tropelías con la plantilla. Se ha intentado ayudar a la viabilidad de la empresa cuando ha sido necesario, se han reducido condiciones para que esto funcione, se han reducido los complementos por pensiones y la sensación es que el esfuerzo es siempre de la misma parte.

Esto parece la película de los 300, pero sólo por el número se benefician los 300 que se creen espartanos en lo alto de la pirámide salarial y de condiciones, manteniendo su estatus fuera del mercado y se aprieta desmesuradamente al resto ya que lo más fácil es reducir los costes de personal.

SATE no firmará ninguna desregularización horaria, bastante dolidos estamos de cómo se está gestionando el acuerdo de las oficinas ágiles, su voluntariedad (a la Venezolana, o te vas a 50 km o a la Ágil), sus problemas con el horario, con las vacaciones, con las sustituciones,…
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.