miércoles, 2 de julio de 2014

The omphalos (el ombligo)

El ombligo considerado como centro de todo, no debe tener cabida en esta organización en la cual vivimos de lo que percibe, siente y recibe el cliente. La toma de decisiones organizativas, en Bankia, tiene que tomar una velocidad de crucero y no ir pendientes del freno de mano por si acaso alguien lo interpreta mal.
   Igual que las cargas de trabajo han permitido abrir una nueva ventana para que voluntariamente abandonaran la organización más de 200 personas, las mismas cargas y las bajas por enfermedades relacionadas con el estrés, nos indican en que zonas la situación es insostenible.
     Desde SATE solo les pedimos que miren datos objetivos, la estimación de un zona e incluso de un territorial, no son igual de objetivas ya que a mayor volumen gestionado con menos recursos, “mejor salgo en la foto”. Es la necedad de un corto de miras, pero es así, salvo honrosas excepciones.
     Oficinas que tienen que soportar más del doble, de la carga de trabajo media de las oficinas de Bankia, que conocen lo que es la luz solar porque la ven los sábados y domingos y que con esa carga aún se pretende que el objetivo sea sobre el volumen gestionado, no parece corresponderse con lo que vendemos en los medios de comunicación.
      Por si a la salsa le faltan condimentos, concentramos todos los clientes de 8,30 a 11 y en vez de una oficina parece el metro de Japón en hora punta. Pero todo tiene que ser AGIL menos dar respuestas a las imperiosas necesidades de personal que tienen un buen número de oficinas de nuestra red. AGILICEN la toma de decisiones, los clientes y los empleados se lo agradecerán.
     La red ferroviaria les puede llevar, para verlo in situ, en pocos minutos a provincias muy próximas a Madrid y en menos de 3 horas llevarles a provincias tan distantes como por ejemplo las Andaluzas y la provincia de Málaga donde lo verán de una forma más agudizada todavía.
     En un momento de necesidad todos los empleados han arrimado el hombro, pero estas situaciones no se pueden eternizar. Se están obteniendo beneficios, se están devolviendo las ayudas, pero los únicos que siguen igual son los trabajadores los del hombro arrimado que empiezan a desilusionarse, a dudar de que su situación mejorará y la frustración se apodera de las oficinas.
     Consigamos ser la empresa de la AGILIDAD sobre todo en atender las necesidades de las personas clientes y empleados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.