martes, 10 de junio de 2014

ABSENTISMO Y PRESENTISMO. DOS CARAS DE LA DESMOTIVACION

Desde que se inició una autentica cruzada en el control del absentismo laboral, tanto de la empresa como de las mutuas a su servicio, se viene desarrollando otro fenómeno relativamente nuevo y que antes de gestionar su prevención como riesgo laboral, ya lo tenemos de lleno en nuestro quehacer diario.
La lucha contra el absentismo laboral está dando lugar a la aparición del llamado presentismo laboral o síndrome de la silla caliente, lo que repercute de un modo directo en una baja productividad y eficiencia en la empresa.
El presentismo se manifiesta en una excesiva prolongación de la jornada laboral, en la mayoría de ocasiones de modo innecesario. Es consecuencia de un ambiente laboral caracterizado entre otros por:
- un incremento de la productividad basado en la consecución de unos objetivos en un corto espacio de tiempo.
- sistema de empleo basado en la inestabilidad y precariedad.
- miedo a perder el trabajo o a tener que desplazarse para mantenerlo.
- se sobrevalora la presencia del trabajador en su puesto por encima de su jornada.
- se es reacio a estar de baja medica, trabajando en mal estado físico.
- presión por el salario y R.V.
- polivalencia
- falta de ayuda por parte de los jefes o compañeros
- atender varias tareas al mismo tiempo.
- continuas quejas por el volumen de trabajo a realizar.
Todo esto hace que los trabajadores acudan a sus puestos de trabajo en unas situaciones de inestabilidad y estrés lo que conlleva un agotamiento emocional que da lugar a un progresivo debilitamiento y a corto plazo el inicio o recaída de determinadas patologías.
Desde SATE no queremos dramatizar, pero sí urge que por parte de la empresa se contemplen todas estas actuaciones como generadoras de unos riesgos que deben de ser por un lado evaluados y por otro gestionados para eliminarlos o reducir al máximo su impacto en los trabajadores.
En las circunstancias actuales es mucho mejor volver a la satisfacción, el reconocimiento y el desarrollo personal en el trabajo que no a la continua presión que tan sólo crea un grave problema de desmotivación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.