viernes, 7 de marzo de 2014

8 DE MARZO, DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA ¿Hasta cuando?

El día internacional de la mujer conmemora la lucha por su participación en la sociedad en igualdad con el hombre, y en su desarrollo íntegro como persona. Respetando lo que dice la Constitución Española, en su Artículo 14: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”, debería ser suficiente como para estar celebrando el triunfo de esa lucha.

Sin embargo seguimos preguntándonos “¿Hasta cuándo la mujer tendrá que seguir luchando por unos derechos que, por naturaleza, deberían ser iguales  para ambos sexos?”. ¿Qué sentido tiene el Día Internacional de la Mujer? ¿Para qué sirve? Sus detractores consideran que este día es un ejemplo en sí mismo que marca la diferencia entre hombres y mujeres…, una diferencia que no debería existir. Sus defensores dicen que, algún día las mujeres tendrán los mismos derechos que el hombre y se conseguirá luchando por ellos.



Desde SATE-BANKIA  nos negamos a admitir esa desigualdad y como sindicato de trabajadores/as nos proponemos luchar para cambiarla mediante nuestra actuación en el ámbito laboral de Bankia.

Nuestro objetivo es impulsar el papel de las mujeres en puestos directivos, porcentaje muy bajo en nuestra entidad. Los máximos responsables deben empezar a incorporar a su lado a mujeres, tienen que empezar ya a mejorar el equilibrio de género en la empresa. Existen estudios que  afirman que las empresas que promocionan a mujeres a puestos directivos obtienen mejores resultados económicos. Las mujeres al frente de las empresas son capaces de “marcar la pauta, hacer equipo e infundir energía”. A pesar de que el 60% de las licenciadas son mujeres y tienen los mejores expedientes, todavía no hay correspondencia efectiva entre esa preparación y su presencia en los cargos directivos.

Es fundamental el respeto hacia la conciliación familiar, que sigue siendo una de las principales barreras con la que se encuentra la mujer trabajadora en una sociedad donde continúan perviviendo bastantes resquicios de un machismo que no termina de asumir que las mujeres puedan ser iguales que los hombres.

No es suficiente que todo esto esté recogido en el código ético y de conducta, deben aplicarlo aquellos que nos exigen su  cumplimiento.

Se necesitaría  un cambio cultural  impulsado y fomentado como un valor empresarial desde la Dirección de la empresa  para cambiar esta situación de desigualdad.

Tenéis nuestro más incondicional apoyo, enhorabuena por lo que ya habéis logrado y fuerza, mucha fuerza para continuar hasta el triunfo de la igualdad.


SATE, siempre cerca de tí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.