jueves, 27 de febrero de 2014

El regreso de la Santa Inquisición

SATE como la mayoría de los empleados de esta empresa es muy consciente de los malos tiempos vividos desde que se firmó el ERE de 2010. Hemos padecido la salida de prácticamente 12.000 compañeros, canjes de híbridos por acciones, contra-split de las acciones, ocupaciones de las oficinas, amenazas y un largo etc.. pero ahora que las aguas se amansan y nos podemos dedicar al negocio al 100% aparecen los seguidores de la Santa Inquisición.

Por mucho código ético, canal de denuncias, u otros sistemas que queramos incorporar, entendemos que si sigue existiendo el miedo a la persecución del hereje que algunos zonas y superiores realizan, NO habremos hecho nada.



Hereje se define como la persona que sostiene dogmas u opiniones diferentes a la ortodoxia de su religión. En el diccionario de algunos y sobre todo de este zona que nos ocupa, hereje es: el que no hace el doble de lo que le presupuesta, el que no responde a sus correos aunque sea sábado por la noche, el que no vive en la oficina y osa tener vida privada. Este Torquemada (Inquisidor general de Castilla y Aragón) que tiene su feudo en la orilla del Mar Mediterráneo rodeado de campos de naranjos, campa en la mayor impunidad flagelando a sus súbditos.

No es posible que los trabajadores de a pie tengamos la permanente amenaza del ojo del gran hermano, que vigila el menor movimiento que hagamos en la operatoria, y sin embargo el tipo de responsable que nos ocupa no tenga el menor control sobre sus actuaciones, correos amenazantes, etc….. Y desde luego no puede ser que el súbdito sea el que se tenga que enfrentar de manera individual al señor feudal que controla la zona donde trabaja, cuando sus actuaciones son de general conocimiento de toda la organización. Por todo ello no vale alegar desconocimiento porque si este existiera es que esta organización está mucho peor de lo que suponemos, y no serviría de nada la estructura de zona-territorial-recursos, o….. ¿es que todos son cómplices de estas actuaciones?.

Desde SATE no queremos que se le queme en la hoguera, ni que se le tire, solo pretendemos que se reconduzcan este tipo de actitudes y si alguien no es capaz de tener personas a su cargo y saberlas gestionar, esta organización es muy grande y puede destinársele a otras tareas. Pero ese mismo trato les reclamamos para los compañeros que están dejando esta organización despedidos por presuntas irregularidades, que no causan perjuicio a nadie: ni a clientes, ni a Bankia, ni se lucra el compañero de ninguna manera. No puede ser ese goteo de despidos que por un error en el trámite y recogida de firmas de contratos y anexos, o cualquier otra circunstancia, se tengan que ir a la calle cuando es subsanable y en la mayoría de los casos esta todo correcto antes de cerrar las auditorias. Solo les pedimos sentido común, no pierdan el talento que tanto han tratado de preservar en el ERE.

P.D.: Por si con los datos facilitados no se localizan las coordenadas de la zona donde suceden estos acontecimientos y en aras a que se busque una solución, SATE no dudará en publicar la latitud y longitud exacta del despacho de este señor y de los seguidores de la inquisición que puedan surgir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.