lunes, 13 de enero de 2014

¿Hasta cuándo?

Antes de judicializar una situación más, que da la impresión que tienen un gusto especial por acabar siempre en esta situación, le rogaríamos a quien corresponda le diera una última pensada al asunto que planteamos.

No es de recibo que se haya denegado el arbitraje a personas que su único conocimiento del producto es tener un familiar, empleado de la Entidad, autorizado en su cuenta de valores. Personas de avanzada edad, niños, personas sin ningún especial conocimiento bancario,… deben tener el mismo derecho a recuperar su dinero que el Sr. Notario, profesores de Economía, abogados e incluso más que directivos o ex directivos de la Entidad.


Institucionalizar el miedo como única arma de gestión de los Recursos Humanos, nos parece un error de gran calibre. El coste más fácil de reducir siempre son los gastos de personal y aquí de forma directa los paganos estamos siendo los trabajadores y nuestras familias. Además solo al trabajador, en el más estricto sentido de la palabra, porque la casta que en la información del ERE tenía salarios fuera de concurso, con seis o más dígitos sin decimales, parece que los efectos del ERE no han ido con ellos.

No parece lógico que nuestros familiares tengan que recurrir a la demanda para recuperar algo que es suyo, su dinero, y que se les pretende arrebatar simplemente por ser familiar de un trabajador. SATE irá y os facilitará contactos y gestiones hasta donde haga falta y nos gustaría recordar el criterio que está utilizando el Ministerio fiscal en la Audiencia Nacional Sala de lo Penal cuando dice, refiriéndose a las preferentes y deuda subordinada, de forma expresa:

“El engaño dirigido a una masa de victimas puede idearse desde la dirección de las entidades bancarias pero no desde la posición de quienes comercializaron las participaciones preferentes. Y ello porque resulta descabellado mantener que existiera una planificación general y orquestada por todos los directores, comerciales o empleados de sucursales que vendieron este producto para colocar de forma fraudulenta participaciones preferentes entre sus clientes minoristas, algo que no se apunta siquiera en la querella admitida. Por otra parte, presuponer que los distintos empleados que vendieron estos productos eran conocedores de los ocultos estados financieros de las entidades que emitían estos productos, cuando ni siquiera materialmente tenían acceso a tales estados queda igualmente fuera de toda lógica, máxime cuando incluso ha quedado acreditado en las múltiples sentencias dictadas en el ámbito civil resolviendo las demandas presentadas por comercialización individualizada de estos productos financieros que, en la mayoría de los casos, los empleados de las entidades bancarias que vendían participaciones preferentes no conocían sus características específicas. Lo que ocurrió sencillamente es que los comerciales de las entidades bancarias se limitaron a vender un producto autorizado y regulado, siguiendo las instrucciones impartidas por la dirección de las Cajas.”

Es un extracto, que además nos sirve para los compañeros citados a juicios, pero refleja todo aquello que nos da la razón para pedir el mismo trato que al resto de clientes: el engaño y la comercialización lo ponen en marcha las direcciones de las entidades, los empleados no conocían las características específicas de estos productos y tampoco conocían los estados financieros de las entidades, falseados como se está demostrando. Los empleados somos la victima principal de estos presuntos delincuentes que estaban al mando de las entidades y seguimos purgando sus delitos, mientras ellos disfrutan de un retiro dorado, nosotros tenemos que soportar los ajustes para que las entidades sobrevivan y ahora pretenden que parte de esa estafa o engaño masivo, como lo califica la judicatura, lo paguen nuestras familias. ¡BASTA YA! 

SATE piensa que sí que hay culpables y por eso sigue en la Audiencia Nacional personada en la demanda de UPyD y también en la de Segovia contra los anteriores directivos de esta Caja. 

Estamos en un momento muy delicado pero esto no justifica la vuelta a las andadas: OT falsas por cubrir presupuestos, tarjetas a quien no las necesita, el producto del mes aunque sea totalmente contrario al perfil del cliente… SATE se ha leído el código ético y ¿ustedes?.., ¿qué pasa? que luego esos incumplimientos que están provocados desde la dirección, sea el nivel que sea, se utilizaran para dar salida vía auditorías a un buen número de empleados de la red. El experto calígrafo y el equipo liquidador, los que te tiran, son lo más rápido y eficaz de toda la organización.

Conscientes de cómo está el panorama y una vez cerrada la reestructuración de todos los territorios, vemos necesario que todo el mundo tenga constancia de su nota en la evaluación efectuada en 2012, en los juicios sostienen que a quien la preguntó se le comunicó. SATE solicita que figure en tus datos profesionales que están en intranet y si no lo hacen, os aconsejamos que la solicitéis por escrito. 

Todo en esta vida tiene un límite, no se puede vivir de rodillas ante la permanente amenaza de que el ERE está abierto, pensar si esto o aquello hará que este en la lista para próximas salidas, o cuestiones similares. Tenemos que defendernos y atacar para erradicar a todos estos parásitos que viven del miedo y del trabajo de los demás.

Si estas afectado por preferentes o subordinadas, o padeces de parásitos BUSCA LAS SOLUCIONES CERCA DE TI… SATE - 963943835 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.