jueves, 11 de julio de 2013

DEL MODELO DE NEGOCIO, SEGMENTACION, REESTRUCTURACION Y CARGA DE TRABAJO: SENTIDO COMÚN

Nos encontramos en una Entidad de Crédito donde la viabilidad, y por tanto el futuro de la misma, en gran medida depende de nuestra RED DE OFICINAS, de los empleados que trabajan en ellas.

El resto de la organización debe servir para ayudar y mejorar su trabajo diario. Desde los equipos físicos, pasando por los programas y por todos los servicios de apoyo. Los empleados de las oficinas necesitan que cuando se contrate un producto el sistema facilite automáticamente todos los documentos que el cliente deba firmar (cuestión que no ocurre con la firma del INE), precisan que sin facultades el sistema no permita autorizar operaciones como los descubiertos, requieren mejorar la información facilitada por la Intranet (su extensión dificulta la resolución de problemas y las limitaciones de consultas al CAU lo complican aún más). En definitiva: Los recursos de la organización deben estar al servicio de la red.



En aquellos lugares donde ha finalizado la reestructuración de la Red de Oficinas la dotación de personas se ha visto muy mermada con el consiguiente aumento de la carga de trabajo, mucho más acusada en aquellos territorios donde el modelo de negocio difería del actual.

Con gran preocupación observamos que el modelo de negocio implantado en Bankia, con sus continuas campañas (tarjetas, seguros, adecuaciones), campaña cuando quieras, etc. unidas al canje de productos híbridos (Participaciones Preferentes y Deuda Subordinada) y junto a los procesos de arbitraje, está teniendo consecuencias graves para la salud de los empleados.

Esta situación, derivada en parte por la falta de dotación humana en la red de oficinas, se verá agravada con la eliminación de los equipos que sustituyen ausencias, incidencias y vacaciones.

Debemos usar el sentido común: necesitamos objetivos alcanzables y rentables.

Como ejemplo, sorprende ver cómo los compañeros se esfuerzan en la contratación de tarjetas, que implican la consecución de objetivos, aún siendo conscientes que no se utilizarán. Más que un objetivo que implique una mejora de rentabilidad, supone un coste que probablemente no pueda ser recuperado.

Al igual que reestructuramos Bankia en función de la segmentación de nuestros clientes, debemos segmentar también nuestras oficinas, modificando o variando nuestro modelo de negocio en función de la tipología de oficina, es decir, teniendo en cuenta ámbito de actuación, base de clientes, público objetivo, etc.

Si las grandes ciudades en los meses de verano ven disminuir el número de personas, en las zonas rurales y de costa se incrementan, por lo que no podemos utilizar el mismo modelo para el periodo estival de una FRANQUICIA NACIONAL como la nuestra.

Escuchar que los empleados son uno de los mayores activos de Bankia no sirve. Los hechos nos demuestran que la falta de liderazgo y empatía, junto con los métodos de presión utilizados para la consecución de objetivos de las campañas, está poniendo en duda la dignidad de las personas.

Nuestros directivos deben conocer y reconocer la carga adicional de trabajo que ha supuesto los canjes y arbitrajes, que no acaba el 15 de Julio, sino que continúa con la resolución de dichos arbitrajes.

Estos dirigentes que hoy únicamente utilizan el PALO (PRESIÓN INDISCRIMINADA) para la consecución de campañas, son las mismas personas que anteriormente nos presionaban para contratar participaciones preferentes y deuda subordinada. Es necesario que cambien de actitud ya que de aquellos polvos estamos recogiendo estos lodos. Cierto es que siempre debemos recoger los lodos los de siempre, aquellos que están remando para que Bankia avance pero que encuentra muy poco apoyo, únicamente presiones.

Necesitamos jefes (dirigentes) que demuestren su liderazgo, su empatía, que construyan equipos, que colaboren.

Necesitamos una organización más flexible, que segmente oficinas, que reduzca la carga administrativa de las oficinas, que las apoye más efectivamente.

Necesitamos adecuar la organización a las peculiaridades de cada territorio, provincia, ciudad si es preciso.

Necesitamos oficinas suficientemente dotadas, con sustitución de ausencias y enfermedades, que permita conseguir objetivos reales y alcanzables.

Necesitamos que se aplique el sentido común.

PD – “NO Necesitamos” ex-Presidentes que eludan su responsabilidad, culpabilizando a los que únicamente obedecían sus instrucciones. Ni tampoco sindicalistas jubilados que quieran justificar la venta de preferentes en las oficinas porque cobraban comisiones los empleados. Para luego tener estas actitudes, no necesitamos tener Consejo, ni Director General, ni Presidente, ni Territoriales, …………….

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.