miércoles, 4 de julio de 2012

Intervenciones en la JGA (II)


INTERVENCIÓN SINDICAL UNITARIA EN LA JUNTA DE ACCIONISTAS

Buenos días Sr. Presidente, señoras y señores del Consejo, señoras y señores accionistas.

Soy trabajador, cliente y accionista de Bankia.

Me dirijo a esta Junta en nombre de un grupo de accionistas que suman en conjunto más de 4 millones de acciones, y que han delegado en mí, a iniciativa de la gran mayoría de las organizaciones sindicales con representación en la empresa, la intervención y la emisión de voto en esta Junta General. Intervengo, por lo tanto, en representación de una parte considerable de los casi 20.000 trabajadores y trabajadoras de Bankia.

A todos ellos, a este grupo del que forma parte fundamentalmente la plantilla, pero también clientes, en muchos casos familiares nuestros, quiero agradecerles su confianza de forma expresa. La profesionalidad, el compromiso y la dedicación de la plantilla han formado parte intrínseca desde siempre de la cultura empresarial de lo que fueron las cajas de ahorros y, desde luego y en particular, también de la de las siete cajas que han dado lugar a Bankia.

Una profesionalidad, un compromiso y una dedicación de los que venimos dando sobradas muestras también durante los últimos tiempos, en condiciones extremadamente difíciles (los procesos de integración tecnológica, la salida a Bolsa, los problemas de las participaciones preferentes, el esfuerzo para retener el pasivo…). Unas condiciones que, a menudo, se han generado como consecuencia de decisiones empresariales e institucionales revisadas, cuando no promovidas, por el propio supervisor, y de las que no somos responsables. Que han menoscabado la confianza y cercanía que los clientes depositaban en nosotros, y que amenazan, incluso, con convertirse en un riesgo serio para nuestra salud.

La plantilla y la clientela de Bankia tenemos una especial significación como grupos de interés interno y externo de la misma, puesto que somos los principales interesados en el futuro de una empresa que estamos absolutamente convencidos de que es viable.

Los accionistas a los que represento entendemos, además, que esta viabilidad sólo tiene sentido en términos de unidad de empresa, es decir, en términos de unidad de dirección, pero también, y sobre todo, en términos de unidad de toda la plantilla, tanto de la de Bankia como de la de quienes se incorporaron en su día al Banco Financiero y de Ahorros, o de quienes permanecen en las Cajas ligados a la actividad de sus Obras Sociales, Montes de Piedad y Fundaciones.

Exigimos, pues y en concreto, garantías de que no se va a trocear Bankia, porque creemos en este proyecto común y en que así es como se debe llevar a cabo; y porque contribuiría a una peligrosa deriva para la conformación de un oligopolio, con el consiguiente peligro de un aumento de la exclusión financiera de los sectores más desfavorecidos, en clara contradicción con la vocación social de las entidades que dieron origen a Bankia y con todos los principios de Responsabilidad Social Corporativa que defendemos.

Y exigimos, en ese marco de unidad, una estructura común de condiciones laborales para toda la plantilla y, por lo tanto, la reanudación de la Mesa de Negociación que manteníamos abierta (como consecuencia de los compromisos adquiridos por Bankia en diciembre de 2010 y enero de 2011), para la armonización de condiciones laborales de la plantilla, que es, también, una necesidad ineludible de Bankia si quiere garantizar la eficiencia en la gestión.

Exigimos, igualmente, que la definición de un Plan Estratégico, que entendemos que es imprescindible para garantizar la viabilidad de Bankia, se conforme presidida por un compromiso decidido de la empresa con la garantía de empleo, y con la voluntad de resolver cuanto atañe a la plantilla en el marco, como siempre, de la negociación con la legítima representación de los mismos, que son los términos de un contrato social que ha regido todas las reestructuraciones del sector financiero desde los años 80.

El relevo en el Banco de España debe propiciar que el saneamiento de las entidades ligadas a la recapitalización, tales como Bankia, conjugue, priorizando la capitalización frente al reparto de dividendos, el objetivo de hacerlas solventes y rentables, por un lado, con el mayor respeto a las plantillas por otro.

Ésta es la mejor forma de garantizar el retorno a la ciudadanía de su inversión, un retorno que debe correr a cargo del Sector y que es condición indispensable, junto con la sustitución de gestores, y junto con la determinación de las eventuales responsabilidades a que pudiera haber lugar, para dar curso a una correcta solución de los problemas del Sector que permita el restablecimiento de los flujos de crédito, de manera que la inyección de capital sea una medida al servicio del impulso de las políticas de crecimiento.

Sólo en la medida en que se asuman dichos compromisos, puede esta representación dar su voto a favor en el punto 14 del orden del día relativo a un Plan Estratégico sobre el que, con los datos de que disponemos, no tenemos otra opción que abstenernos.

Y por lo que se refiere a los demás, queremos manifestar lo siguiente:

Respecto al primer punto del orden del día vamos a votar en contra de la propuesta de acuerdo, y ello porque no se pueden aprobar unas cuentas con un resultado negativo de 3.030 millones de € en las cuentas individuales, y de 2.976 millones de € en las cuentas consolidadas ni, por lo mismo, la gestión que ha conducido a esta situación, a una pérdida de más de dos tercios del valor de las acciones después de una más que forzada salida a Bolsa, y a la necesidad de recurrir a fondos públicos para recapitalizar la Entidad.

Una gestión que, por otro lado, se ha caracterizado también, en nuestra opinión, por la ausencia de cualquier política comercial coherente que, combinada con la situación general del negocio, el difícil marco de la relación con los clientes debido al cierre del mercado secundario para las participaciones preferentes, el ruido mediático y el enorme esfuerzo de la plantilla en la colocación de acciones y el proceso de integración, ha acabado por alentar, en algunos casos, los peores estilos de dirección, con importantes repercusiones incluso, y como ya se ha dicho, para la salud de los trabajadores y las trabajadoras de Bankia.

Respecto del segundo punto del orden del día, vamos también a votar en contra, porque la empresa auditora que se propone es la misma de Caja Madrid y Bancaja durante los años 2007, 2008, 2009 y 2010, en cada uno de los cuales emitió informe positivo a las cuentas individuales y consolidadas de ambas Cajas.

Es igualmente la empresa que emitió informe favorable a las cuentas de Bankia a 31 de marzo de 2011, que sirvieron de base para la presentación de la Oferta Pública de Suscripción de Acciones.

Los acontecimientos de 2011, los cambios en el equipo gestor, y el cambio de criterio de la empresa auditora con relación a la situación del grupo, que no se puede justificar exclusivamente en los dos Reales Decretos elaborados por el gobierno, hace necesario proceder a cambiar a dicha empresa auditora en beneficio de los accionistas, entre los que también se encuentran los empleados y empleadas de la plantilla.

En relación con los diferentes apartados del tercer punto del orden del día, queremos manifestar, en primer lugar, que no se propone la ratificación de D. Francisco Verdú Pons, Consejero Delegado en el Consejo anterior y única persona que ha seguido en su cargo. Teniendo en cuenta que era el mayor responsable de Bankia después del Sr. Rato, pensamos que su continuidad en el Consejo también debería ser sometida a ratificación en esta Junta.

Y ya más en detalle, no tenemos objeción por lo que se refiere a los apartados 3a, 3b, 3h 3ji, y 3k, aunque debería clarificarse la necesidad de la ampliación del número de miembros del Consejo que se propone en este último apartado, los objetivos que se pretenden y el perfil que deben cumplir los candidatos.

Vamos a votar en contra de los apartados 3c, 3d, 3f, 3g, 3i y 3jii, porque entendemos que el grado de dedicación que exigen las ocupaciones de las personas cuya ratificación se vota no es compatible con el desempeño de las tareas de Consejero de Bankia.

Respecto del décimo quinto punto del orden del día vamos a votar igualmente en contra, porque el informe se refiere a los Consejeros ya dimitidos, sin ninguna referencia al Consejo actual.

Y no tenemos ninguna objeción respecto de los puntos cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo y duodécimo del orden del día, si bien es necesario señalar, con respecto a los puntos sexto y séptimo que sólo aceptamos, contra nuestro criterio, la delegación de la Junta del derecho de suscripción preferente como consecuencia de la excepcionalidad de la situación debida a la necesidad de recapitalizar el sector financiero.

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.