jueves, 28 de junio de 2012

Nadie llegó a la cumbre acompañado por el miedo


Conforme se deteriora la situación económica, tanto a nivel general como en la empresa en particular, aparecen este tipo de personajes conocidos como “jefes tóxicos”. 

En el verano de 2008, en la casi extinta Bancaja, ya editamos una circular sobre este tema y ahora vuelve a estar de plena actualidad, ya que ante las dificultades resurge cual ave fénix. 

Un artículo publicado en el periódico “El País” en Enero de 2008, definía perfectamente la situación que estamos viviendo en este momento en Bankia: 




“Como los alacranes, los jefes tóxicos sólo se desarrollan si están en un entorno apropiado. Una organización sana se preocupa por si misma de eliminar a tiempo trepas desaprensivos y mediocres inoperantes activos, de tal manera que nunca llegan a alcanzar posiciones relevantes desde las que puedan hacer daño. Por lo tanto, si te encuentras sufriendo alguna modalidad de acoso en el trabajo, lo más probable es que tu empresa no tenga ningún interés por promocionar la excelencia y que en ella sean más importantes el poder, la conformidad y el control que la satisfacción, la autonomía y la productividad.” 





El que una extensa variedad de jefes intermedios en servicios centrales, zonas y otros directivos se arroguen la facultad de decidir el horario, los días laborables, la forma de tratar cuando más despótica mejor, la educación guardada en el archivador y un largo etc… no es más que una de las tantas situaciones que surgen por el vacío de poder, la falta de un líder,  por la falta de un plan de empresa y de un objetivo claro. 

Los empleados en nuestro puesto de trabajo nos planteamos: “¿atacamos o defendemos?” porque la sensación es que ni una cosa ni la otra, sino que la estamos cagando, con perdón. No podemos llamar mañana, tarde y noche al mismo cliente porque lo más normal es que si por la mañana esta en el paro, a media tarde seguirá igual y por la noche estará además de cansado y harto también en el paro. Con la que esta cayendo es de vital importancia vender un seguro de decesos o de coche (atacar), pero intentar amarrar el pasivo que se va y que debería ser igual de importante o más, sin embargo nadie lo valora (defender). Además  “los tóxicos” seguro que a nivel particular no tienen el pack de seguros en la entidad, por unos euritos de diferencia lo tendrán en la competencia.  A SATE nos da la impresión, que hay un interés manifiesto en  que esto no funcione: ¿alguien con responsabilidad en Bankia ha valorado el daño que nos están produciendo los compañeros que fueron “EREados” el año pasado?, cancelan sus depósitos, se llevan parte del dinero que tenían ahorrado y la mala publicidad en su entorno. De las ratas que abandonaron el barco después de que se fueran forrados ahora hay que aguantar que no dejen nada en Bankia y que recomienden a clientes amigos llevarse el dinero a Suiza. Los conocemos a todos, un máximo responsable no puede tranquilizar a los primeros y poner en su sitio a los segundos. Pues no señores, nadie dice nada y que las oficinas vayan al cuerpo a cuerpo, sin ninguna defensa. 

El periodo vacacional y las sustituciones en oficinas pequeñas, más agravado en la Zona Este, otro desastre de los grandes. Las oficinas grandes cubren las deficiencias de las pequeñas, se desplazan gerentes de banca personal (que dejan sus carteras unos días con la que nos esta cayendo) a puestos de caja en las pequeñas. Tapamos un descosido y dejamos un roto en carteras que igual tienen más volumen que la oficina donde sustituyen.  La oficina grande de Banca Universal, tres cuartos de lo mismo, le rompe las vacaciones de sus empleados, trastoca la calidad de atención, etc.. Pero en la pequeña, la sensación de provisionalidad, de no conocer a quien te atiende, de la falta de acople del que llega para unos días, facilita que el cliente se vaya a otro sitio, nada lo retiene. 

La situación de los empleados es insostenible, quieren aparentar con la plantilla una sensación de normalidad que no existe, nada es normal en el día a día. Cientos de compañeros han tenido que cambiar de bar donde tomaban el café, el salir a pasear por zonas transitadas es un trauma, incluso dejar o perder algunos amigos por la situación de enfrentamiento social contra los empleados de Bankia. “Los tóxicos” no tienen estos 
problemas, para eso está la infantería, que  les para los golpes y  encima, en señal de agradecimiento, se lleva su presión y sus malos modos. 

 Si padeces alguna de estas anomalías, ponla en conocimiento de los delegados de SATE, intentaremos buscarle soluciones. 

4 comentarios:

  1. Ante todo deciros que soy uno de los que llamáis EREados y:
    - sigo teniendo en todo mi dinero en BANKIA (más de 100.000 € (únicamente a mi nombre)
    -sigo teniendo todos mis seguros y de mi familia directa en BANKIA.
    - otros familiares y amigos sigue teniendo sus ahorros en BANKIA aunque algunos hayan traspasado parte a otra entidad (no puedo obligarlos y lo entiendo).
    - jamás he hecho publicidad negativa de BANKIA aunque en conversaciones con compañeros en activo he comentado que me da la impresión de que se ha retrocedido en muchos aspectos sobre todo el informático e internet.

    También deciros que, y lo entiendo, he pasado a ser sencillamente un cliente más. Con cobro standar de comisiones que me ha llevado a cancelar cuentas y tarjetas cuyo mantenimiento era especialmente gravoso.

    En fin, lo que quería comentar a raíz de esta circular es que, aunque seguro que hay EREdados que se merecen el comentario, no se debe generalizar al criticar una actuación.

    Realmente me ha ofendido y pienso que hay otros que quizás opinarían como yo si hubieran conocido esta circular.

    Por cierto he sido afiliado a SATE desde su constitución, lo sigo siendo y por supuesto no voy darme de baja por un comentario como éste.

    Sé que son momentos muy difíciles para vosotros como empleados y como sindicalistas pero sabed que el grupo de los EREdados es muy heterogéneo.

    Un abrazo para todos y por favor no generalicéis.
    Salut.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos hemos explicado correctamente. El comentario sobre los "EREados" no iba dirigido a la "tropa" si no a los que han aprovechado el ERE para irse sin consecuencias, ni penales, ni laborales ni tan siquiera morales. A pocas palabras...

      Eliminar
    2. Yo creo que estaba claro, yo también soy EREada (bonito palabro por cierto),y lo había entendido desde el principio. Seguid adelante y contad con mi apoyo.

      Eliminar
  2. A pocas palabras ..... CLARAS, se evitan interpretaciones erróneas.

    De nuevo un abrazo para todos.

    ResponderEliminar

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.