jueves, 17 de mayo de 2012

S.O.S.


S.O.S. necesitamos un Stallone que nos proteja de las agresiones de los clientes, un Gandhi que nos de paz interior y la serenidad que da la no violencia para contenernos y un Harry el sucio que depure responsabilidades.

Podemos prometer o jurar lealtad, como algunos, también exigir responsabilidades, que se debe hacer, pero fundamentalmente, necesitamos a alguien que coja al toro por los cuernos y convenza con sus argumentos de que esto es viable, que los accionistas podrán recuperar su inversión, que los ahorradores están seguros con nosotros y en definitiva, que esto “tiene todo un futuro juntos”.


Como trabajadores, no podemos tener la espada de Damocles siempre a punto de cortarnos la cabeza. Necesitamos certidumbres que comunicar a nuestros clientes, que en muchos casos son amigos. También necesitamos una seguridad en el empleo, en la gestión de la empresa en el futuro y la adecuada gestión de los recursos, que en definitiva es confianza. La cual, la tenemos que tener nosotros para poder transmitirla a los demás, Quizá sea ésta la parcela más deteriorada tras la salida a bolsa y el hundimiento de las acciones, el cambio de las preferentes y la nacionalización.

La experiencia la tenemos, los trabajadores de Bankia que siempre hemos sabido cumplir los objetivos marcados, otra cuestión es que los productos que teníamos, quizá no eran los mas apropiados, así como los directivos fichados estos últimos años, demostrado está que tampoco. Instituciones con más de 100 años de historia, y una con más de 300 tienen que haber realizado algo bien para durar y compartir liderato todo este tiempo.

Nuestro compromiso desde SATE y por supuesto desde los trabajadores sin ninguna duda lo tienen. Somos gente que sentimos la entidad como una parte de nosotros mismos, y si algo falla en ella es como si tuviéramos una dolencia o enfermedad, como en el argot futbolístico se diría “a por ellos”.

Todos queremos y deseamos que el lema “hemos crecido y seguimos a tu lado” siga teniendo vigencia dentro de muchos años y no porque este en los autobuses de la EMT que se regalan a Cuba, sino porque queremos seguir creciendo con nuestros clientes.

Despejen incertidumbres, den fechas para aportar soluciones, un plan estratégicoaclaren la maldita firma del auditor en las cuentas anuales, celebremos junta de accionistas cuanto antes y marquémonos un futuro por el que luchar. El tiempo apremia y sabemos que no es culpa de los recién aterrizados, que han venido a arreglarlo, pero los problemas se tienen que afrontar y cuanto antes mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.