jueves, 10 de mayo de 2012

IMPLANTACIÓN, UN MES DESPUÉS…


El proceso de implantación nos dicen que ha terminado. De todo su desarrollo no es necesario que nos expliquen que tal ha ido.
Unos lo hemos vivido desde primera línea de fuego y otros desde el puesto de mando, por lo que hablar de éxito o fracaso es relativo.

Lo que si es cierto, y eso preocupa a SATE, son las continuas prolongaciones de jornada y las numerosas quejas y enfrentamientos que se están produciendo con los clientes e incluso entre compañeros. Mención a parte tienen las reuniones fuera de horario laboral.



Desde  SATE apelamos a que, en la medida de  lo posible, se procure evitar las prolongaciones de jornada.
Siempre hemos echado de menos las formas, y no son formas el comunicar a los implantadores, un viernes entre las 14:30 y 15:00 horas, un aviso indicándoles que la semana siguiente continúan en su labor de implantador.

Por otro lado, aunque todavía es difícil de valorar, están las pérdidas de clientes que se están produciendo. El nuevo sistema  tiene diferencias significativas con el anterior que, sumado a otros factores (comisiones, acciones, preferentes, masificación en oficinas, etc.), están produciendo un goteo de cancelaciones, pero lo que da mucho más miedo es el cliente que no protesta y toma la decisión, lo cual percibiremos en un futuro más o menos próximo.

Por otra parte están los medios de comunicación que con las continuas apariciones en prensa por distintos motivos, dañan la imagen y credibilidad de Bankia, y sobre todo de sus empleados, porque no hay que olvidar que el cliente se fideliza con la entidad y sobre todo con el empleado que le atiende normalmente.

UN RIO DEMASIADO REVUELTO.

En estos momentos no se  puede ser demagógico cuando, tu postura y opinión  puede perjudicar a más de veinte mil familias que viven directamente de una empresa. Los problemas son de todos y entre todos se han creado, sin distinción de colores, porque todos los colores  están presentes en los diferentes consejos de
administración, asambleas y presidencias. Y esto no es nuevo de ahora.

Ahora estamos frente a un reto importantísimo, tanto a nivel de entidad como profesional. Sobre todo tenemos que mantener la calma, y aunque sea un chaparrón más que tenemos que aguantar (ya no son gotas que colman el vaso), debemos ser conscientes que ante la situación económica y financiera actual, es importantísimo reaccionar bien para proteger nuestros puestos de trabajo.
Llevamos casi dos años con una enorme actividad laboral. Desde el anuncio de la integración en un SIP en junio de 2010, hasta hoy, la plantilla ha realizado un encomiable  esfuerzo demostrando, una vez más, su
profesionalidad y elevado grado de dedicación, que a estas alturas no ha sido valorado por quien corresponde.

Es demasiado precipitado en estos momentos, hacer una valoración del alcance que puedan tener los últimos hitos, pero en  SATE también creemos que es de vital importancia, dada la situación actual, el conocer el plan de saneamiento de Bankia, para poder trasladar tanto a los clientes como a la plantilla la tranquilidad necesaria.

Todo lo anterior no debe ser obstáculo para continuar con el actual pacto laboral y seguir avanzando en la consolidación de Bankia. Responsabilidad, profesionalidad  y sentido común deben de ser los pilares para lograrlo.

Necesitamos confianza y transparencia, a partes iguales, pero de verdad y no con campañas vacías.

SATE, las soluciones cerca de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.