martes, 29 de mayo de 2012

BANKIA Y LOS EMPLEADOS: NECESITAMOS SOLUCIONES, PEDIMOS RESPONSABILIDADES


Asistimos ahora al momento más difícil del sector financiero y, sin duda, el más complicado que hemos vivido los empleados de  Bankia.

Hace ahora un año que se preparaba la salida a Bolsa de Bankia y los empleados fuimos informados que los títulos salían con un valor de 3,75 euros y un descuento sobre el valor en libros del 60%, lo que suponía una revalorización teórica  a medio plazo superior al 25%.

Con esta información, recibida de los directivos, auditada y confirmada por Deloitte y  controlada por el Banco de España, los empleados suscribimos  las acciones y convencimos a los clientes para que también lo hicieran.  De este modo, fuimos muchos los que nos convertimos en Bankeros,  unos por creer en el nuevo proyecto fiándonos de lo que nos decían nuestros directivos y otros, clientes pequeños ahorradores, por la confianza que les inspirábamos los empleados. A este grupo se  han unido,  animados por nosotros mismos siguiendo las directrices de la dirección, las víctimas de las preferentes que optaron por suscribir las acciones de Bankia en pleno declive de la cotización.

jueves, 17 de mayo de 2012

S.O.S.


S.O.S. necesitamos un Stallone que nos proteja de las agresiones de los clientes, un Gandhi que nos de paz interior y la serenidad que da la no violencia para contenernos y un Harry el sucio que depure responsabilidades.

Podemos prometer o jurar lealtad, como algunos, también exigir responsabilidades, que se debe hacer, pero fundamentalmente, necesitamos a alguien que coja al toro por los cuernos y convenza con sus argumentos de que esto es viable, que los accionistas podrán recuperar su inversión, que los ahorradores están seguros con nosotros y en definitiva, que esto “tiene todo un futuro juntos”.

jueves, 10 de mayo de 2012

IMPLANTACIÓN, UN MES DESPUÉS…


El proceso de implantación nos dicen que ha terminado. De todo su desarrollo no es necesario que nos expliquen que tal ha ido.
Unos lo hemos vivido desde primera línea de fuego y otros desde el puesto de mando, por lo que hablar de éxito o fracaso es relativo.

Lo que si es cierto, y eso preocupa a SATE, son las continuas prolongaciones de jornada y las numerosas quejas y enfrentamientos que se están produciendo con los clientes e incluso entre compañeros. Mención a parte tienen las reuniones fuera de horario laboral.