jueves, 2 de febrero de 2012

LAS RATAS EN CASO DE NAUFRAGIO, SON LAS PRIMERAS QUE ABANDONAN EL BARCO


O estamos ante un naufragio o nos están hundiendo, pero lo bien cierto es que no queda nadie en la cubierta de mando de este gran buque que se llama Bankia, que sea de procedencia Bancaja. 

Y es más, desde distintos puntos de observación, se ve con más claridad, la veda abierta para todo lo que  suene o huela a Bancaja y en este punto de mira también estamos los empleados de a pié. 



No hay día que en los medios de información no aparezcan noticias sobre Bankia o Bancaja. Nos casan, nos divorcian, hay cotilleos de todo tipo y al final las noticias son más parecidas a la prensa del corazón, que a la económica. 

Para más INRI últimamente publican noticias de desvinculación con la Entidad, de ex-empleados (porque ya han abandonado la organización) que desempeñaban labores de alta dirección. Como muestra  un botón: en las cuatro unidades de negocio de la zona este, no queda ningún DUN de la anterior Bancaja, todos se han acogido o bien a la prejubilación, o a la baja incentivada. 

Está claro que la situación es confusa, que ni unos son o eran tan  buenos, ni los otros tan malos, pero lo evidente salta a la vista, y no es normal esta desmantelación que  únicamente afecta a un colectivo perfectamente identificado. 

Por otra parte, desde SATE, hemos detectado que incluso esta situación nos esta afectando a la plantilla en general, que nos hemos dedicado simplemente a realizar nuestro trabajo con la profesionalidad que nos caracteriza, tanto en tiempos de bonanza, como en tiempos de crisis como la que estamos padeciendo. 

Esperamos que lo que está sucediendo sea un espejismo producido por la  inestabilidad actual, y todo quede en  una anécdota más de nuestra carrera profesional sin más consecuencias.  

SATE, siempre cerca de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.