miércoles, 2 de noviembre de 2011

Titulares de hoy


La salida del ex director general de la entidad forma parte del plan de reestructuración bancaria y de reducción de plantillas.
El Adelantado - Segovia

El que fuera director general de Caja Segovia hasta el pasado mes de febrero, Manuel Escribano Soto, podría recibir más de seis millones de euros en concepto de retribuciones por su prejubilación en la entidad.
Aunque la cifra no ha sido confirmada ni desmentida por la entidad, algunas fuentes apuntan incluso que podría haber recibido hasta nueve millones de euros.
Hay quien incluso lo cifró en doce millones, como el candidato al Congreso de los Diputados por UPyD, Santos Casas, quien ayer, en una tertulia celebrada en la emisora Punto Radio Segovia, dijo: “Al director de la Caja creo que le han dado unos dos mil millones de las antiguas pesetas, mil en indemnizaciones y mil en planes de pensiones. Creo que debería devolverlos”. Y citó el caso de las cajas gallegas donde se han reintegrado parte de las indemnizaciones. “No puede ser que se den indemnizaciones millonarias cuando las cajas nos han costado una gran cantidad a los contribuyentes”.
La prejubilación de Manuel Escribano Soto forma parte del plan de reestructuración bancaria de las cajas, y según el cual Caja Segovia se integró en Bankia.
Además del cierre de varias oficinas, que continúa ejecutándose, se pactaron con los representantes de los trabajadores una serie de prejubilaciones para los mayores de 52 años.
A este plan de jubilaciones anticipadas se acogieron varias personas del equipo directivo, entre ellos el director general, o el que fue director de Planificación, Juan Antonio Folgado. Y en los próximos días también es posible que se apunten otros ejecutivos.
De acuerdo con las fuentes consultadas, los cargos directivos mantienen un régimen de retribuciones en caso de cese de la actividad, y que incluyen una gratificación económica directa, y otra en concepto de planes de pensiones. Todas estas retribuciones son autorizadas por una comisión específica que preside el mismo que el consejo de administración de la entidad.
Desde el departamento de Comunicación de Caja Segovia no se ha facilitado información sobre este aspecto. Y el presidente de Caja Segovia, Atilano Soto, tampoco respondió a las llamadas realizadas ayer desde este periódico para conocer estos detalles.
Escribano dejó la Dirección General el pasado 31 de enero, y tomó el relevo, Miguel Sánchez Plaza, hasta entonces director general adjunto de la entidad.
El interés por conocer estas cantidades se suscitó tras destaparse el caso del ex alcalde de León, Manuel Fernández, quien recibirá más de 520.000 euros por su prejubilación. Ahora ha renunciado a ser candidato al Congreso por León.
Desde entonces diferentes representantes políticos segovianos, entre ellos el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes (PSOE) o la candidata al Congreso de los Diputados, Beatriz Escudero (PP), han pedido más transparencia y que se den a conocer los datos de las indemnizaciones en Caja Segovia.




31.10.2011 MADRID Gemma Martínez

Bankia ha aprobado hoy la reordenación de su cúpula directiva. El presidente, Rodrigo Rato, simplifica la organización para ganar en eficiencia, opta por la promoción interna y refuerza áreas clave (negocio y riesgos), como adelantó EXPANSIÓN el 12 de octubre.

Rato da más poder al consejero delegado, Francisco Verdú, que asume competencias que ejercía de forma provisional.

El grupo cuenta con cinco direcciones, que dependen de Verdú: Medios, Finanzas y Riesgos, Recursos Humanos, Banca de Particulares y Negocios Mayoristas. Hasta hoy sólo existían tres de las cinco: medios, finanzas y riesgo y recursos humanos. Particulares y Mayoristas estaban dentro de la dirección de Negocio, que estaba vacante desde que Aurelio Izquierdo dimitió y se fue a Banco de Valencia.

Verdú controlaba la dirección de Negocio de forma provisional, apoyándose en dos directivos de rango inferior: Fernando Sobrini (director de Banca de Particulares) y Gonzalo Alcubilla (director de banca de empresas). Se esperaba que Bankia amortizara la dirección de Negocio, igual que hizo con la de Participadas, y que elevara a rango de dirección a Banca de Particulares y a Banca de Empresas.

Así ha sucedido, en parte, y Sobrini se coloca al frente de Particulares, controlando también Banca privada. Empresas se ha englobado en Negocios Mayoristas, división de nueva creación que ha pasado a manos de Carlos Stilianopoulos, hasta ahora director financiero. Alcubilla sigue como responsable de Empresas, pero dependiendo ahora de Stilianopoulos.

Rato ha mantenido a Ildefonso Sánchez-Barcoj al frente de Finanzas y Riesgos. Sánchez Barcoj es el único representante que queda en el equipo directivo de Bankia procedente de Caja Madrid y nombrado por el anterior presidente, Miguel Blesa, que cedió el testigo a Rato en enero de 2010. En los últimos meses se había especulado con que iba a dejar el grupo. EXPANSIÓN apuntó su continuidad el día 12. Sánchez-Barcoj sale reforzado, además, porque de él pasa a depender ahora la comisión delegada de riesgos.

El organigrama diseñado por Rato deja la práctica totalidad de altos cargos en manos de representantes designados por Caja Madrid, accionista mayoritario de Banco Financiero y de Ahorros (matriz de Bankia). De todas las direcciones generales, sólo una (Medios) queda para un ejecutivo procedente de Bancaja, Pedro Vázquez.

Al margen de las direcciones, Bankia ha creado tres áreas que dependen de Verdú: Eficiencia, Calidad y Gestión de inversiones. En línea con la orientación de Bankia hacia la eficiencia y la calidad en todos los procesos internos y externos se crea el área de eficiencia que, al igual que el área de calidad y la de gestión de inversiones, tendrá también dependencia directa del consejero delegado.

Asimismo, la dirección de Recursos Humanos pasa a depender directamente del consejero delegado, con una apuesta de Bankia por la promoción del talento interno, creándose una nueva área denominada de recursos directivos, con dependencia de la dirección de RRHH.

Bankia destaca que cumple con los criterios de eficiencia y rentabilidad con esta medida, que persigue la optimización de la estructura enfocada en el negocio y el desarrollo de las sinergias de la entidad.




01/11/2011

Los activos inmobiliarios adjudicados de Bankia hasta septiembre de este año son viviendas terminadas, según ha explicado el director financiero de la entidad, Ildefonso Sánchez-Barcoj, en la rueda de prensa de presentación de los resultados trimestrales.

Sánchez- Barcoj ha señalado que el saldo total de activos adjudicados y adquiridos en balance asciende a 4.891 millones de euros a cierre del tercer trimestre. De dicha cifra, el 90 por ciento se corresponde con pisos terminados, el siete por ciento con viviendas en construcción y el resto, locales anexos a inmuebles.

En este sentido, destaca que la entidad no tiene suelo. Del total de los 4.891 millones, 2.053 millones proceden de construcción y promoción inmobiliaria, 2.651 millones de financiaciones para adquisición de vivienda y 187 millones corresponden a otro tipo de activos inmobiliarios.

La cobertura de estos 4.891 millones de euros se sitúa en el 27 por ciento, considerando las provisiones de los préstamos de origen. Por su parte, el grupo señala que la gestión de los activos adjudicados o adquiridos se mantiene activa. Así, en los primeros nueves meses del año se han vendido 2.916 unidades, de las que 894 corresponden al tercer trimestre.

Respecto a la financiación concedida por Bankia, un 44,2 por ciento de la cartera bruta de préstamos a septiembre de 2011 corresponde a hipotecas minoritarias, créditos a particulares con garantía primera hipoteca, y un 16,3 por ciento corresponde a promoción y construcción inmobiliaria, tras caer un 1,3 por ciento en los últimos tres meses.


31.10.2011A. Antón. Madrid

Con la llegada de las vacas flacas las entidades están removiendo Roma con Santiago para lograr aumentar sus ingresos. Y, entre las partidas susceptibles de mejorar, está la de comisiones a la clientela. Aunque buena parte de bancos y cajas tienen en marcha campañas de ‘Comisiones O’, la realidad es que se circunscriben a los clientes rentables, con saldos generosos o productos contratados.

Por el contrario, los particulares no vinculados se ven cada vez más penalizados por la subida del precio de los servicios bancarios. 
A algo más de dos meses para 2012, las entidades han comenzado a informar a sus clientes sobre las nuevas tarifas para el nuevo año. Hay que tener en cuenta que estos comunicados suelen aludir a las comisiones máximas que la entidad podrá cobrar.

La Caixa, por ejemplo, comenzará a cobrar a partir del año que viene 2,25 euros al mes por el mantenimiento de las cuentas a la vista y 0,60 euros por apunte a los clientes que no estén suscritos al servicio de CuentaCero.com, a Línea Abierta o que sean menores de 26 años. También ha subido las comisiones de sus tarjetas de crédito, de 23 a 26 euros para el primer titular y de 18 a 21 para el segundo.

Bankia, por su parte, lanzó hace unas semanas una campaña que elimina las comisiones de los clientes con nómina o pensión domiciliadas o con cuenta de valores con, al menos, 1.000 acciones de Bankia. El resto pagará dos euros al mes (frente a 1 euro que se pagaba antes), salvo que su saldo medio mensual alcance los 2.000 euros. Cancelar una cuenta en Bankia le cuesta al cliente seis euros, según señalan algunos clientes. La firma achaca el coste al mantenimiento de la cuenta en trimestre, y puntualiza que el cargo será proporcional al tiempo en el que el producto haya estado operativo.
Banca Cívica, por su parte, ha elevado el importe mínimo de gasto semestral a 1.800 euros, desde 1.500 euros, para que las tarjetas no exijan el pago de cuota.

Bankinter cobra una comisión de dos euros a quienes realicen ingresos en efectivo que no sean titulares de una cuenta. Las comisiones en bolsa también figuran entre las que más se han encarecido recientemente.

Liberbank es otra de las firmas con comisiones al alza. A quienes no tienen domiciliada la nómina carga siete euros cada dos meses por mantenimiento de cuenta. Hasta hace poco, bastaba con tener un saldo medio de 1.500 euros para evitar la comisión.

Las entidades que menos costes aplican a sus clientes son las oficinas online porque su estructura de costes es menor que el de la banca tradicional, al prestar su servicio básicamente a través de una plataforma en Internet y una línea telefónica.

Según se desprende de un estudio presentado por la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), más del 80% de los consumidores considera excesivas las comisiones bancarias que paga. La OCU, haciendo referencia a un estudio de la Comisión Europea, señala que los españoles son los segundos ciudadanos de la Unión Europea que más pagan por el uso normal de su cuenta bancaria, con un total de 178 euros al año, sólo por detrás de los italianos, que pagan 253 euros.

Pese a las cifras que arrojan estas estadísticas, fuentes de la banca señalan que la realidad es que, en España, se paga menos que en el resto de países por recibir servicios bancarios, ya que los clientes no están acostumbrados a que se les repercuta el coste que estos representan.

El coste de cuentas y tarjetas sube un 15% en 9 meses
Los datos que recoge cada mes el Banco de España muestran el sostenido aumento de las comisiones. En octubre, las comisiones por mantenimiento y administración de cuentas corrientes se elevaron 25,8 euros de media, frente a los 22,36 de diciembre de 2010, lo que supone una subida de 3,44 euros, un 15,3% más.

Las comisiones por estos conceptos en el caso de las cuentas se situaron en 25,16 euros, tras encarecerse en 3,43 euros en lo que va de año, un 15,7% más. En cuanto al dinero de plástico, la comisión anual de una tarjeta de débito era en septiembre de 19,89 euros, un 15% más si se compara con los 17,30 euros de 2010. Para las de crédito, la comisión media registra un encarecimiento del 7,4%, hasta 36,39 euros.

Claves
1. La banca presume de campañas de comisiones cero, pero están sólo al alcance de los clientes más vinculados.

2. Las oficinas online, con un menor coste estructural, son las firmas que menos comisiones cargan a sus clientes.




31.10.2011 EFE

El Banco de España está analizando las medidas que podría aplicar al consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, a raíz de la decisión de la Audiencia de Barcelona de inscribir en el Registro de Penados la condena a tres meses de cárcel e inhabilitación profesional que le impuso el Tribunal Supremo.

En un escrito fechado el pasado 26 de octubre, el director del Departamento de Instituciones Financieras del Banco de España, José María Lamamié, asegura que el organismo "está analizando las medidas que puedan resultar procedentes con arreglo a la normativa aplicable, a la vista de las decisiones adoptadas en relación con la ejecución de la referida sentencia".

La Audiencia Provincial de Barcelona suspendió en septiembre la ejecución de la condena que impuso el Supremo a Sáenz como autor de un delito de denuncia falsa contra unos deudores de Banesto en 1994, pero desestimó su petición de no inscribir los antecedentes penales, lo que podría afectar a su honorabilidad y vulnerar los requisitos que se exigen legalmente para desempeñar un cargo en banca.

El real decreto de 1995 sobre Creación de Bancos y Otras Cuestiones Relativas al Régimen Jurídico de las Entidades de Crédito establece que carecen de la honorabilidad exigida para ejercer la actividad bancaria "quienes tengan antecedentes penales por delitos dolosos" y, entre otros, los "inhabilitados para ejercer cargos públicos o de administración o dirección en entidades financieras".

Precisamente, el abogado Iván Hernández, que mantiene varias acciones penales contra el Banco Santander, pidió al Banco de España que destituyera de forma "inmediata" a Sáenz, lo que ha vuelto a reiterar en un escrito presentado la semana pasada ante el organismo regulador.

En ese documento, Hernández recuerda que si el organismo supervisor no actúa contra el número dos del Santander estaría "conculcando flagrantemente la Ley".

El Banco de España ha mantenido hasta ahora un mutismo total sobre las consecuencias de la decisión del Supremo de condenar a Sáenz a tres meses de prisión y de inhabilitación para ejercer funciones en banca por un delito de acusación falsa contra unos deudores de Banesto, entidad que presidió tras ser intervenida en 1993.

El banquero recurrió esa sentencia ante el Tribunal Constitucional y solicitó al Gobierno que le indultara, lo que se ha complicado después de que el Supremo decidiera presentar un informe desfavorable a la concesión de esa medida de gracia.

Alfredo Sáenz es el único de los condenados por el Tribunal Supremo por el caso de la denuncia falsa que continúa desempeñando un cargo en banca, después de que Miguel Ángel Calama abandonara en septiembre su puesto de director general de Globalcaja para acogerse al plan de prejubilaciones de esta entidad rural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los mensajes deben de ser adecuados y educados. Por esta razón, existe una moderación previa a la publicación de los mismos y no se aceptarán los que contengan palabras malsonantes o que insulten o denigren a personas.